La cirugía endoscópica de vejiga, uretra y próstata es una técnica de microcirugía que permite visualizar el lugar exacto de la patología, con lo cual se trata de una forma más precisa a los pacientes.

Con la cirugía endoscópica se evita los grandes cortes que se hacen con la cirugía tradicional, además es más anatómica y fisiológica, y se experimenta menos trauma y riesgo.

Estas son otras ventajas que se tienen con este tipo de cirugía:

  • Menor riesgo y trauma para el paciente.
  • Mínima Invasión igual que si se tratara de cirugías menores
  • Anestesia local en la mayor parte de las veces
  • Durante la operación hay siempre comunicación entre el paciente y el urólogo.
Otra de sus características es la rápida recuperación de los pacientes, ya que no necesitan hospitalización (y solo en algunos casos pueden estar en el nosocomio por 48 horas), por lo cual pueden retomar su vida normal inmediatamente.


Artículo creado con información de urologiaespecializada.com.